Notice: Undefined index: n828e00 in /home/www/alcaldiaelparaiso.gob.sv/index.php on line 1 La Casona - Alcaldia de El Paraiso, Chalatenango, El Salvador.

La Casona

Es mejor conocida por La casona de Santa Bárbara

Al adentrarse en el cantón Santa Bárbara, del municipio de El Paraíso, Chalatenango, encontramos un panorama similar al de otras poblaciones del resto de El Salvador. Adultos y niños efectuando labores agrícolas o de pesca para llevar el alimento diario para su numerosa familia.

Sin embargo, esta zona, a diferencia de otras tantas, cuenta con recursos turísticos invaluables, que no habían sido explotados hasta ahora debido a la falta de recursos financieros y personal para que se interesara en hacer esta tarea.

Desde 2004, la Fundación Río Lempa (Fundalempa) y el Fondo Iniciativa para las Américas El Salvador (FIAES) trabajan con el propósito de hacer despegar el desarrollo de la región, utilizando para ello los atractivos culturales y naturales de la hacienda Santa Bárbara.

Uno de estos atractivos es considerado por muchos como una maravilla arquitectónica. Se trata de la casona de Santa Bárbara, conocida así por los pobladores del lugar. El casco de la finca encierra una importante riqueza y valor cultural, no sólo para Chalatenango sino también para el país.

DETALLES DE LA CONSTRUCCIÓN
Pórtico. Los arcos dan la bienvenida al visitante.
Salones. 
Muros. 
Belleza.
Realce.
Puertas. Hechas de madera con chapa y adornos en metal.

El inmenso edificio está rodeado de árboles de mamón y tamarindo, y tiene una construcción que alcanza los mil 200 metros cuadrados, en una extensión de dos manzanas.

Datos históricos muestran que el terreno era propiedad de Soledad Parker, quien nombró el inmueble en honor de la Virgen Santa Bárbara, patrona de los militares, mineros, arquitectos y constructores (ver nota aparte).

Posteriormente, la casa paso a manos de Luis Bustamante y su familia, quienes la perdieron debido a la intervención del Estado durante el proceso de la reforma agraria, implementada en los años 80.

Luego, la casona pasó a manos de la Cooperativa Santa Bárbara, que la ocupó por varios años, hasta aproximadamente 1998. 

Después cayó en el abandono y no fue sino hasta hace algunos meses que Fundalempa pudo adquirirla y administrarla.

 

Proyectos

Ahora, se busca el apoyo necesario para restaurarla y llevar a cabo una serie de proyectos que incluyen la participación activa de los pobladores que se dedican principalmente a la pesca artesanal en el humedal del Cerrón Grande.

Luis Henríquez, coordinador de la oficina de Fundalempa en El Paraíso, explica que entre las ideas que se tiene está la construcción de un pequeño hostal en una zona inmediata a la estructura, atraer el flujo de turistas y propiciar el desarrollo económico local. 

 Distribución 

- La casa cuenta con 10 salones (incluy. Comedor y Cocina), distribuidos en dos niveles.

- Cada uno de los espacios está unido con los contiguos. 

- Otra de las peculiaridades son las arcadas del primer nivel y la galería del segundo.

- Al interior se encuentra una imagen de la patrona Santa Bárbara hecha sobre azulejos por Juárez Aranda en 1944.

- Una de las creencias de los pobladores es que protegía a sus habitantes y a los lugareños.

- Cada una de las habitaciones tiene el cielo pintado con figuras.

- Rafael Osegueda, cuenta que como vigilante de la casa, asegura que la edificación era muy bonita, las visitas se hospedaban en la segunda planta, los dueños en la baja.

Santa Bárbara. La imagen pintada en 1944 está intacta.

Una patrona que sólo comía miel y langostas

Muchas son las historias que se cuentan acerca del origen de Santa Bárbara, una de las santas más populares de la Edad Media y que pertenece al grupo de los 14 santos protectores. 

Una es la extraída de un manuscrito propiedad del escritor griego Simeón de Metafrasto, especialista en la investigación de la vida de los santos.

En el documento se relata que durante el reinado de Maximiliano, en Nicodemía (actualmente Izmit, Turquía) existía un hombre pagano, rico y supersticioso, a quien le gustaba adorar dioses irreales.

Él tenía una hija llamada Bárbara, a la que celaba sin motivo. Para evitar que ella tuviese contacto con la gente, mandó a construir una torre muy alta, en donde la mantuvo encerrada hasta que decidió darla en matrimonio.

Ella al escuchar la propuesta de su padre respondió que su decisión no era casarse, sino tener una vida en busca del verdadero Dios. Fue tanta la decepción del hombre que se fue por un largo período a un país lejano, durante ese tiempo, Bárbara aprovechó para bautizarse y siguiendo una de las costumbres místicas de San Juan Bautista sólo comía miel y langostas.

 

Bautismo

Cuando el hombre regresó, y al ver que en el baño había mandado construir una tercera ventana representando a la Divina Providencia quiso matarla con su espada.

En ese momento, su hija oró e hizo levitar el arma hasta las rocas en la cúspide de una montaña. Preso de ira, la tomó del cabello y la llevó a la ciudad para que fuera juzgada. Bárbara fue apresada, juzgada y sentenciada a morir torturada. 

Luego de ser apaleada y torturada por días, y no retractarse de lo que decía, el juez decidió que fuera decapitada. Su padre, cegado por el deseo de limpiar su nombre, arrebató a su hija de las manos de las autoridades y la llevó hasta la montaña junto a otra mártir llamada Juliana, en todo el camino ambas oraban.

Al llegar, fue asesinada por su progenitor, después de cometer el crimen y mientras bajaba de la cumbre fue fulminado por un rayo. La mujer fue sepultada junto a Juliana por un noble de nombre Valentino. Se dice que después de eso en el pequeño pueblo ocurrieron muchos milagros.

София Дървен материал цени

София Дъски цена