Notice: Undefined index: n828e00 in /home/www/alcaldiaelparaiso.gob.sv/index.php on line 1 Sendero Santa Barbara - Alcaldia de El Paraiso, Chalatenango, El Salvador.

Sendero Santa Barbara

                                                                                                                                    

Sendero

No hay camino definido para adentrarse en la reserva Santa Bárbara siempre del municipio del Paraiso, una de las tres que hay en el departamento de Chalatenango, a parte de El Pital y Peñanalapa. En El Salvador, sólo existen 125 de estos lugares.

 Santa Bárbara posee 176.64 hectáreas, y desde 1997, la Fundación Río Lempa (FUNDALEMPA) se ha involucrado en su conservación. La cabaña de paredes de madera que albergará el Centro de Interpretación espera ya las muestras de la flora y la fauna de la zona, la xiloteca (muestras de maderas), el herbario, la carpotea (colección de frutos), el insectario, etc.

De la cabaña parte el sendero de interpretación, una ruta de contacto directo con la naturaleza. Un lujo en El Salvador que ostenta el segundo lugar como país más deforestado en América Latina, después de Haití.

El sendero es una especie de túnel, cuyas paredes verdes son una maraña de bejucos que caen de las ramas de los conacastes, ceibas, "peine de mico", por mencionar algunos de los árboles de la reserva. La música la interpretan la chiltotas, famosas por su bello color amarillo, combinado con un lustroso negro, los torogoces y, allá, en el cielo, si hay suerte, la belleza de los gavilanes. En el suelo, en cambio, hacen acto de presencia cusucos, garrobos e iguanas, perseguidos todavía por la gente de las comunidades que habitan cerca.

También es el hogar de serpientes como masacuatas y cascabeles, y de insectos tan simpáticos como los escarabajos peloteros, que hacen bolitas de las "tortas" de excremento del ganado. Las mariquitas son tan confianzudas que saltan hacia el visitante, dandoles así un amistoso saludo.

 

El Mirador                                                                                                                    

En cambio, los zompopos han creado todo una ciudad de elevados volcanes que son un verdadero espectáculo visual. Aquí nadie los califica de "plagas" ni hay quien desee exterminarlos por su ferocidad en destruirlas plantas. La variedad vegetal es tan grande que el equilibrio no se rompe y pasa desapercibido totalmente el alimento que toman de las plantas de Santa Bárbara. Aunque esta situación cambia cuando es un monocultivo o se trata de un jardín.

Santa Bárbara despide al que llega a su tierra con un mirador. Desde ahí, usted puede apreciar en toda su belleza el embalse del Cerrón Grande, que en verano parece las faldas del volcán de San Vicente y, en invierno, un lago, al subir el caudal de las aguas. En estos momentos, por su misma naturaleza de reserva, no está abierta al público. Sin embargo, su belleza debe ser cuidada a partir de sus áreas de influencia, que pueden estar a varios kilómetros a la redonda. Es decir, usted también es constructor de este oasis de la naturaleza, tan escasos en suelo salvadoreño.

  

София Дървен материал цени

София Дъски цена